Teorema alfanumérico

Las letras ocupan más lugar que los números.
Para demostrar la hipótesis enunciada justo en el renglón de arriba, haremos uso de la famosa serie de Fibonacci que tantas propiedades numerológicas posee. Procederemos a enumerar sus primeros doce elementos primero con números y después con letras.
1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233.
Uno, dos, tres, cinco, ocho, trece, veintiuno, treinta y cuatro, cincuenta y cinco, ochenta y nueve, ciento cuarenta y cuatro, doscientos treinta y tres.
La tesis salta a la vista y no necesita de ninguna explicación, claramente los números ocupan menos lugar que las letras.
Sin duda, a partir de este nuevo avance del conocimiento científico, resulta inminente el desarrollo de una nueva forma de escribir todo idioma. Ya que numerando las palabras a partir del número uno y memorizándolas todas, numerándolas de igual manera en todas las lenguas, podríamos desarrollar una escritura universal, comprensible para cualquier persona en el mundo, coincidente en sus signos aunque divergente en sus fonemas.
En los próximos meses se llevará a cabo un estudio de viabilidad, que intentará averiguar si es posible que la memoria humana pueda retener el número que se le asigne a cada una de las casi 100.000 palabras que existen.