Reality galáctico

Pareciera ser, que aquel logro científico cósmico dado a conocer el pasado 3 de febrero, cuando los responsables del satélite cazador de planetas Kepler informaron haber descubierto mil doscientos treinta y cinco posibles planetas orbitando distintas estrellas, inspiró a los productores televisivos del mundo.
Según pudo saberse de manera extraoficial, uno de los sistemas planetarios descubiertos, llamado por la ciencia Kepler-11, podría volverse el escenario de la mayor producción audiovisual de la historia de la televisión. Distintas productoras de todos los países del mundo se encontrarían analizando la posibilidad de realizar un reality show interestelar. Estarían, en estos momentos, diseñando un borrador de un acuerdo comercial sin precedentes, en el que la participación de la mayor parte de las productoras del mundo, minimizaría los riesgos financieros.
El riesgo desmesurado de que no haya nada para ver en aquel sistema planetario, sumado al elevadísimo costo al que ascendería el proyecto, que incluiría desde la construcción de sondas espaciales para espiar la vida en aquellos lejanos planetas, hasta el desarrollo de modernos sistemas de transmisión que permitan transmitir desde Kepler-11 en alta definición, hacen que muchos especialistas piensen que se trata de un rumor delirante.
Nadie puede negar, que de concretarse semejante proyecto televisivo, se trataría sin duda, de la producción más atrevida y arriesgada de la historia. Personas del medio, al ser consultadas, se mostraron escépticas acerca del proyecto, aunque opinaron que de ser cierto, la inversión se recuperaría en no menos de 5000 años. Debe considerarse que la estrella Kepler-11 se encuentra a dos mil años luz de nuestro planeta.
Personas del entorno de Barak Obama, consultadas por este medio, informaron que el presidente de la primera potencia mundial se encuentra muy preocupado, ya que esta producción televisiva podría ser un nuevo caso de especulación bursátil. La respuesta más ocurrente la dio un productor argentino, quien al ser consultado acerca del rumor del reality galáctico, contestó que sabiendo que los realitys hoy ya aburren, no puede imaginarse a nadie con deseos de ver uno dentro de dos mil años.