Aceleración lumínica

Esta tarde he descubierto algo terrible. Sucederá dentro de mucho tiempo, pero es terrible. No hay que ser científico para saber que la gente en nuestro planeta se mueve cada vez más rápido. No sé si puede tomarse como causa única el apuro por llegar primero, pero sea esta u otra la razón por lo que la gente se acelera, lo empíricamente cierto es que se acelera.
Por ahora nos encontramos en un estadío intermedio en el que se producen cada vez más accidentes. Autos que chocan con autos, autos que atropellan personas, personas que se estrellan contra gerontes. Todo esto ya está sucediendo.
Pero me di cuenta de que existen dos momentos muy críticos en esta aceleración irracional de la gente. Ambos tienen que ver con las velocidades a las que naturalmente viajan dos fenómenos físicos muy comunes.
Cuando la gente por la calle supere los mil doscientos kilómetros por hora, ocurriran los dos primeros problemas. Ya no podremos llamar a nadie, porque nuestra voz nunca alcanzará los oídos de su destinatario. El otro, más grave, es que debido al estruendo producido por la ruptura de la barrera del sonido, todos nos quedaremos sordos.
Igualmente, será cuando la gente supere los trescientos mil kilómetros por segundo y atropelle todo lo que tenga delante sin que nadie pueda ver cómo lo hace, cuando ya no haya forma de salvarnos.