Asesinato evolutivo

australophitecusDesde algún lugar de Sudáfrica.
Los antropólogos del mundo están conmocionados por el reciente hallazgo, en una cueva sudafricana, de ciertos restos fósiles escandalosamente parecidos a nosotros. Se trataría de una nueva especie de homínido, que entre otras cosas, habría caminado erguido.
Los huesos están en muy buen estado. Tan bueno que podría pensarse que no están muertos. Los científicos, consultados por la prensa internacional, a la que no le entraba en la cabeza que un par de huesos de hace dos millones de años se encontraran en condiciones, explicaron que se habían mantenido así debido a que los cuerpos a los que pertenecían, cayeron en una cueva profunda. Habrían fosilizado en pocas semanas.
Una mayor polémica despertó la propuesta de los descubridores de la nueva especie. Aseguran que el Australopithecus sedib a, podría ser el eslabón que una a los Australopithecus con el Homo erectus. Si esto fuera cierto, el Homo habilis dejaría de ser nuestro tatarabuelo.
Muchos paleontólogos se muestran incrédulos. Si bien aceptan, que la nueva especie encontrada en la región de Malapa, es un hallazgo importantísimo para la ciencia, no creen que pueda asegurarse que se trate del eslabón que une a Australopithecus con Homos.
En el otro extremo se ubica la opinión de un antropólogo noruego, autor de un artículo publicado en una revista de gran prestigio. Según su teoría, considerando la morfología del cráneo de la nueva especie, es posible que el sedib a hubiera evolucionado en un homínido muy superior al ser humano. Por esta razón, el homo habilis, que justo estaba de paseo por Malapa, habría empujado a los pobres australopithecus sedib a la cueva, para así asegurar un lugar de privilegio para su descendencia.