nodutrEso

Pueden ver como flota. Él se siente bien y livianísimo. Aunque no sabía de su tan leve peso hasta hace poco, en ese mágico momento en el que dejó su casa y salió volando. No tiene ninguna preocupación, no porque no deba tenerla, más bien porque ignora cuál es su rol en la naturaleza.

De repente siente una brisa veloz. Se ve arrastrado hacia a algún lugar y queda pegado en la superficie de alguien. O de algo. No puede saberlo. Está adherido a un líguido denso, ubicado en una especie de cañería. Lo sabe porque el aire sale y entra repetidas veces.

Podría deducir algunas cosas pero no sabe nada de mecánica de fluidos. Ni sabe que el aire es un fluido. Quizás necesitaría saber algo de anatomía o biofísica. Estando en la nariz de alguien la información zoológica puede ser útil.

Ahora nota una pequeña diferencia. El aire se mueve en el mismo sentido que lo llevó hasta allí, pero lo hace un poco más rápido. ¿Un cambio de clima? Digamos que si existe meteorología a ese nivel tiene otros desastres naturales.

El aire vuelve a salir, pero lo hace tan rápido que él sale despedido envuelto en parte de ese líquido viscoso que lo mantenía adherido. Si hubiera tenido un corazón se moría del susto, pero terminó disfrutando de la súbita aceleración. Alcanzó una digna velocidad final, un poco más de ciento cincuenta kilómetros por hora.

En el exterior ya no fue tan liviano, el líquido que tenía pegado hizo que cayera rápidamente. Se dio un gran golpe contra el suelo y quedó estático durante unos cuantos días. Estaba tranquilo, aunque no sabía que su misión en la vida había sido un completo fracaso.

Si un grano de polem entra en una nariz, muchas veces desencadena un estornudo. Se trata de un acto reflejo durante el cual, aproximadamente dos litros de aire son primero inhalados y luego expulsados rápidamente.