Migración

Este es un lugar que supo ser productivo. Un blog que dio lugar a un lindo grupo de personajes, la mayoría de ellos absur­dos. El tiempo es cruel y su ritmo, como sabemos bien, no depende de cuán­tas cosas nos queden por hacer si no simple­mente de nuestra veloci­dad. Pero para poder frenarlo hay que moverse realmente rápido y arrimarse a la velocidad de la luz es peligroso, sobre todo para los cachetes.
Cuando Percepciones de la ignorancia empezó a crecer existían apenas un par de textos y uno o dos personajes. Lo mejor estaba por venir. El inicio de la segunda década del siglo vio como semana a semana nuevos renglones insuflaban vida a distintos sujetos del mundo de la literatura. Pero dos años más tarde los días empezaron a pasar más rápido y Rodrigo, el autor del blog, empezó a quedarse atrás.
En el entorno del autor se dice que empezó a dedicarse más a la fotografía aunque algunos arriesgan que lo que le pasó es algo mucho más aburrido: se hizo adulto. Y eso implica un montón de cosas. O eso nos quieren hacer creer los adultos que se esconden atrás de las facturas que tienen por pagar. Yo no me escondo, nos interrumpe Rodrigo justo en este momento, pero reconozco que en los últimos años tuve muchas menos ideas literarias.
Aquellos que tienen el honor o la desgracia de conocerlo saben que Rodrigo cree que la creatividad no está asociada a una disciplina. Que si uno es creativo es eso y punto. Lo que a mí me pasa, explica, es que las ideas que se me ocurren tienen relación con lo que estoy haciendo. Y como ahora está sacando fotos gran parte del tiempo se le ocurren fotografías o herramientas que lo ayudan a sacarlas. Claro que esto no alcanza para alegrar a los personajes que hace tiempo se sienten estancados porque Rodrigo no les escribe el futuro.
Sin embargo es cierto que lo individuos que existen en la literatura no requieren de su autor para vivir una vez que están escritos, necesitan lectores, sentirse leídos. Y aunque quizás el autor de este blog no les escriba el futuro está trabajando para facilitar que nuevos lectores les den un poco de oxígeno. Por eso a partir de 2018, año que puede escribirse como 2 por 1009 o dos mil dieciocho, Percepciones de la ignorancia se muda. Migra en un viaje digital a una nueva plataforma con la intención de facilitar el acceso a sus historias y personajes a todos los lectores del mundo. Y quién dice, quizás alguno de esos lectores también escriba y les de a estos personajes el futuro que merecen.

Aprovechando la mudanza todos los textos serán revisados y se publicarán en este sitio una vez corregidos. Algunos personajes están preocupados por los cambios que pueden llegar a sufrir, aunque se descartan giros inesperados.